Áncash: solo 45 funerarias están autorizadas a recoger muertos por COVID-19

En Pallasca no hay funerarias.

La pandemia de la COVID-19 ha cambiado la forma tradicional de despedirnos de un ser querido. Sin velorios, misas y con una sepultura o cremación con pocas personas, ante esta nueva realidad la demanda de los servicios funerarios han ido en aumento y tras de ello la informalidad, que se expone a enfermedades del propio servicio.

Según la Dirección Regional de Salud (DIRESA) de Áncash, el número fallecidos por este mortal virus, hasta el momento llega a los 3,539, y el problema se agudiza ante falta de camas UCI y oxígeno, por esa razón entre otras medidas, el Gobierno Regional de Áncash ha dispuesto una la vigilancia sanitaria a los servicios funerarios.

En nuestra región, se identificado y registrado a 45 servicios funerarios formales que cumplen con todos los requisitos de ley para el correcto recojo de cadáveres por coronavirus, 12 de ellas están asentadas en el callejón de Huaylas y el resto en Chimbote, Casma y Huarmey en la costa ancashina, sin embargo hay muchas informales que no respetan las medidas de bioseguridad, pero hacen lo mismo.

Por otro lado, según lo reportado por la Defensoría del Pueblo, Módulo de Chimbote, en Pallasca, no funerarias. En Cabana, la capital de esa provincia, el personal de salud tuvo que recoger los cuerpos de las personas fallecidas para trasladarlos al cementerio de la localidad, debido a la falta de un equipo humanitario de recojo de cadáveres.

En ese sentido, el manejo del servicio funerario puede traer consecuencias fatales, y más aún si son informales. «En los servicios de cremación o entierro estamos expuestos a neumonía, fibrosis pulmonar y más enfermedades con agentes contaminantes», alerta Efraín Anticona, propietario de la Funeraria Amadeus.

Las disposiciones sobre el manejo de cadáveres sospechosos o confirmados de covid-19 que durante la emergencia sanitaria que fallecen en la vía publica o en domicilio son muy claras. Lo primero es llamar al 105, es cuando la autoridad de salud, coordinará con la Policía Nacional del Perú (PNP) para que vaya al lugar del fallecimiento, lo acordone y brinde seguridad. La PNP informa al Ministerio Público del hecho y finalmente el Equipo Humanitario de Recojo de Cadáveres (EHRC) debe envolver a la persona fallecida con su sábana o una bolsa de plástico lo suficientemente grande.

Previous Article
Next Article
error: Contenido con derechos de autor !!
Share via
Copy link
Powered by Social Snap