Keiko denuncia sin pruebas fraude electoral y agita el tramo final del escrutinio de votos en Perú

Keiko Fujimori ha agitado con sus sospechas el tramo final del recuento de votos en Perú. La candidata conservadora había asegurado durante la campaña que aceptaría los resultados, pero a la hora de la verdad ha puesto en duda el proceso. Fujimori compareció este lunes en rueda de prensa, cuando Pedro Castillo estaba 95.000 votos por delante y a la espera de las papeletas de los peruanos en el extranjero, para denunciar que tiene indicios de irregularidades en el conteo que constituirían un fraude electoral. La política no presentó ninguna prueba que haga pensar que en efecto es así.

“Hay una clara intención de boicotear la voluntad popular”, sostuvo Fujimori. A continuación pidió a la gente que difundiera los vídeos que demostrarían esto con el hashtag #FraudeEnMesa. Entre los indicios de los que habló se encuentran las impugnaciones a las actas que han hecho los miembros del partido de Castillo, un procedimiento previsto en la ley del que también echa mano su formación. Cuando los resultados de una mesa no les son favorables y el documento presenta algún tipo de desperfecto, los encargados del partido perjudicado piden su nulidad. La autoridad electoral tiene la última palabra. En la práctica, no supone ninguna irregularidad impugnar un número alto de actas.

Como mucho se han producido algunos incidentes aislados en algunos centros de votación que las autoridades han resuelto, de ahí que se conozcan. La candidata de Fuerza Popular, que concurre por tercera vez consecutiva a una segunda vuelta presidencial, tampoco tenía previsto hablar hasta que estuviera contado el 100% de los votos. Sin embargo, el profesor de izquierdas Pedro Castillo se distanció con el 96,387 % del escrutinio (50,281% frente a 49.719%). Entonces apareció Fujimori para atizar las sospechas de un pucherazo, acompañada de dos candidatos a ocupar vicepresidencias de su hipotético Gobierno.

La declaración de Fujimori contrasta con la evaluación de las misiones de observación electoral. Por ejemplo, el jefe de la misión de la Organización de los Estados Americanos (OEA) felicitó en la tarde del lunes a Perú por la realización pacífica y democrática de la jornada del domingo. “Reconozco a las autoridades electorales por la organización de un proceso de gran complejidad marcado por la pandemia y la polarización política”, dijo Rubén Ramírez en un vídeo difundido en Twitter.

Dada la poca diferencia en el número de votos entre uno y otro candidato, y a la lentitud del escrutinio ―en la contabilidad aún falta un porcentaje de los votos de circunscripciones rurales y de peruanos en el extranjero―, Castillo y Fujimori han expresado su preocupación por el respeto a los votos, aunque solo la conservadora ha hablado de fraude de manera directa.

Fuente: El País

Previous Article
Next Article
error: Contenido con derechos de autor !!
Share via
Copy link
Powered by Social Snap