Chimbote: Estudiante crea helado antianémico

Combina frutas y sangre de res.

El estudiante de la Universidad Nacional del Santa (UNS) Marco Stephanno Fiestas Mariscal creo un helado antianémico preparado a base de frutos rojos y sangre de res que promete reducir la anemia en treinta días. El ingenioso alumno de la Escuela Profesional de Ingeniería Agroindustrial realizó varias pruebas de aceptabilidad y, tras hallar la fórmula ideal, presentó este proyecto en la Semana de la Ciencia 2019.

Para elaborar esta propuesta, denominada “Helado antianémico enriquecido con antioxidantes”, Marco Fiestas se inspiró en el deseo de encontrar una solución a las alarmantes cifras de anemia en el Perú. De acuerdo con las estadísticas, el 43% de niños peruanos padece de anemia.

“Casi la mitad de niños padece de esta enfermedad. Así fue, entonces, que se me ocurrió esta idea de elaborar un producto rico en hierro, que es, justamente, lo que necesitan los niños que sufren de anemia. Para disimular el sabor y hacerlo agradable utilicé fresas y arándanos, además de azúcar”, explicó el estudiante de octavo ciclo.

Este proyecto fue presentado en la asignatura Composición y bioquímica de productos agroindustriales y luego exhibido en la feria que realizó la UNS por la Semana de la Ciencia. Marco Stephanno Fiestas Mariscal obtuvo 18 como nota del curso gracias a su creatividad y originalidad.

Helado antianémico fácil de preparar.

La receta del helado antianémico consiste en combinar cantidades proporcionadas de cada ingrediente. El alumno recomienda utilizar 15% de arándanos, 25% de fresas, 60% de sangre y azúcar al gusto. La sangre se pasteuriza por aproximadamente 10 minutos a fuego muy bajo, se deja enfriar y se licúa junto con las frutas y el azúcar. El contenido se coloca en pequeños vasos con palitos de chupete y se congela durante un día y medio.

Las madres y padres que tengan en mente preparar esta receta no gastarán más de S/10 al momento de comprar los ingredientes. De un litro de la preparación obtendrán 15 paletas de helados, aseguró el perspicaz alumno.

“Ya se viene el verano y esta propuesta es barata, rica y, sobre todo, agradable. Muchos pensarán que, por tratarse de sangre, el saber puede ser fuerte, pero no es así. Los frutos rojos tienen un gusto intenso que esconde bien el sabor del hierro de la sangre. En la prueba que apliqué en el colegio «Niño Jesús de Praga» de Chimbote, ningún niño se dio cuenta del ingrediente estrella. Estaban todos contentos”, contó el estudiante, quien más adelante piensa abrir su propio negocio para vender este genuino producto.

error: Contenido con derechos de autor !!