El fútbol en Áncash, dos realidades contrastantes

Los de gloria del fútbol en Perú han quedado atrás desde hace tiempo, y si bien se asoma una nueva esperanza con la actual generación de futbolistas, el hecho es que la tarea sigue siendo bastante para poder estar a la altura de los grandes del Cono Sur. En este contexto nacional ubicamos al fútbol de Áncash, el cual podemos calificar de lo que sea, excepto de soso y aburrido. Dentro del microcosmos de la región podemos ubicar realidades distintas y que son fiel reflejo de lo que es nuestro fútbol. Por un lado, está la penosa situación del equipo local, y por otra la ilusión que provoca un nuevo talento.

Vamos a empezar con lo positivo para variar, y lo decimos porque una de las más brillantes promesas del fútbol peruano es un joven ancashino de 18 años llamado Jimmy Chávez, quien pasó las pruebas correspondientes y se quedó en el Atlético FC de Puerto Plata de República Dominicana. Vamos que sabemos que el país caribeño no es una potencia en el mundo del fútbol, pero esto es testimonio de que el talento del juvenil ancashino está rebasando fronteras y que Chávez tiene el carácter suficiente para hacerse de un nombre en el exterior del país.

En Perú, Chávez no pudo hacerse de un lugar en los clubes establecidos, pero a nivel local sí participó en clubes como Sport Áncash, Caballeros de La Ley, Juventud Huaraz y unos cuantos más. Pero esta historia de persistencia y esfuerzo contrasta con el fiasco que es hoy en día el fútbol de Áncash, y es que el 2016 el Sport Áncash perdió la final de la Segunda División contra Academia Cantolao. Pero el detalle es que la directiva del Sport Áncash presentó una protesta argumentando que Academia Cantolao alineó a dos extranjeros de manera irregular.

En las dos instancias judiciales perdieron, pero en la segunda por un error en el procedimiento, lo cual caló más hondo porque la Federación ha perjudicado de manera enorme al Sport Áncash con sus decisiones arbitrarias. En general esto lastima al fútbol peruano dado que el Sport Áncash es un equipo de arraigo y bastante taquillero, su afición es bastante conocedora y aprovechan las incursiones del equipo en la Copa Perú para aplicar las mejores estrategias de apuestas, y también de cara a sus opciones de ascender tras dos intentos fallidos de ascenso (2010 y 2016) a la máxima categoría del fútbol peruano.

Ahora el Sport Áncash a través de sus directivos ha manejado la posibilidad de demandar al máximo organismo rector del fútbol peruano por la cantidad de dos millones de dólares. No sabemos qué prevalecerá, si la obstinación de los federativos por hacer mal las cosas o la voluntad del Sport Áncash por reclamar lo que le pertenece. La novela parece no tener fin, pero es un hecho que el fútbol de la región sigue siendo el más perjudicado. A pesar de estas dos realidades contrastantes del fútbol ancashino, lo que persiste al final del día es la esperanza de ver que algún día cambie la suerte del balompié de la región.

¡Compartir es demostrar interés!

error: Contenido con derechos de autor !!