Casi 2 millones de niñas, niños y adolescentes trabajan en el país.

En la presentación de los resultados de la Segunda Encuesta Nacional Especializada en Trabajo Infantil (ETI 2015), organizado por el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Jefe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), Dr. Aníbal Sánchez Aguilar, reveló que en el año 2015, el 26,1% (1 millón 974 mil 400) de las niñas, niños y adolescentes del país realizaron alguna actividad económica.

“En el área rural, el 52,3% de la población de 5 a 17 años de edad participaron en la actividad económica; mientras que en el área urbana fue 16,2%. Por grupos de edad, el 12,1% de la población de 5 a 9 años trabaja, seguido del 29,3% de 10 a 13 años y el 40,5% de 14 a 17 años de edad laboran”, detalló Sánchez Aguilar.

También indicó que fue mayor la participación de niños y adolescentes (27,7%) en la actividad económica, siendo 3,5 puntos porcentuales más que en el caso de las niñas y adolescentes (24,2%).

El Jefe del INEI precisó que el trabajo infantil y adolescente comprende a las niñas, niños o adolescentes de 5 a 17 años de edad que realizan una actividad económica al menos una hora a la semana o tiene algún empleo fijo o negocio propio al que próximamente volverán.

Mayor participación en el trabajo de niñas, niños y adolescentes cuyos jefes de hogar se autoidentifican de origen nativo

En el año 2015, el trabajo infantil es mayor en el grupo de niñas, niños y adolescentes cuyos jefes de hogar se autoidentifican de origen quechua, aymara o nativos de la Amazonía (47,6%), principalmente en el área rural (73,4%).

Un millón 274 mil niñas, niños y adolescentes realizaron trabajo peligroso.

El INEI informó que 1 millón 274 mil 100 (77,3%) realizaron trabajos peligrosos; de estos, 71 mil 800 (5,6%) desarrollaron trabajos forzosos. Por área de residencia, en el área rural, el 34,2% realizaron trabajos peligrosos, mientras que en el área urbana, el 10,2%.

Por otro lado, 399 mil 100 (5,3%) niñas, niños y adolescentes desarrollaron tareas domésticas de carácter peligroso.

Trabajo infantil en el área rural está mayormente relacionado con actividades agrícolas

En el área rural, de cada 100 niñas, niños y adolescentes que trabajan, 70 lo hacen en actividades agrícolas. En el área urbana, destaca las ventas al por menor, ayudante de cocina, abarrotes con el 35,3%.

Niñas, niños y adolescentes trabajan principalmente para complementar el ingreso familiar

El complementar el ingreso familiar es la principal razón por la cual las niñas, niños y adolescentes trabajan (27,0%); le siguen para adquirir habilidades y destrezas con 19,8%; ayudar en el negocio familiar con el 18,3%, entre otros.

Promedio de horas trabajadas semanalmente en la población inmersa en trabajo infantil

El promedio de horas de trabajo infantil a la semana es de 14 horas con 19 minutos. Es mayor en los hombres (15:12 horas/minutos), en el grupo de 14 a 17 años de edad (17:10 horas/minutos), en el área rural (15:02 horas/minutos) y en la Selva (15:59 horas/minutos).

El trabajo infantil afectó la asistencia y rendimiento escolar

Uno de los aspectos negativos del trabajo infantil es que perjudica la asistencia y el rendimiento escolar de las niñas, niños y adolescentes; así, los resultados de la Segunda Encuesta Nacional Especializada de Trabajo Infantil 2015 indican que los que trabajan registran una asistencia escolar de 93,0%, en tanto que los que no trabajan 96,5%.

Por otro lado, la tasa de repitencia escolar es más alta entre las niñas, niños y adolescentes que trabajan (29,1%), siendo 11,2 puntos porcentuales más que en los que no trabajan (17,9%). En el área urbana la tasa de repitencia es de 23,2% en las niñas, niños y adolescentes que trabajan, en tanto que entre los que no trabajan es el 15,2%. Igualmente, en el área rural la tasa de repitencia es más alta entre los que trabajan (35,4%), que entre los que no trabajan (32,5%).

El 72,1% de las niñas, niños y adolescentes que trabajan viven con sus padres

Un aspecto importante que reveló la ETI 2015, es que la gran mayoría de niñas, niños y adolescentes que trabajan viven en hogares biparentales (72,1%), es decir, con la presencia de ambos padres. El 21,5% vive con uno de sus padres (hogares monoparentales), el 4,2% vive con los abuelos sin la presencia de los padres y el 2,1% con otros parientes.

Cabe mencionar que son los padres o familiares los principales beneficiarios del trabajo de las/los adolescentes (65,4%); mientras que el 14,2% labora para sí mismo.

 El 50,6% de los hogares de las niñas, niños y adolescentes que trabajan fueron afectados por situaciones adversas

El INEI dio a conocer que el 50,6% de los hogares de las niñas, niños y adolescentes que trabajan fueron afectados por situaciones adversas (hogares afectados por sequía o inundación, temblores/terremotos, deslizamiento de tierra/ huayco, heladas, incendios forestales, epidemias, cierre de empresas debido a problemas económicos, baja de precios agrícolas, huelga/ paros, terrorismo/ narco terrorismo, otros); siendo esta proporción mayor en el área rural (70,2%), en la Sierra (64,0%) y Selva (61,4%).

UD. que opina?
error: Contenido con derechos de autor !!