La decencia perdida.

Waldo Ríos pagó su deuda de un millón de soles al Estado por concepto de reparación civil y espera tranquilamente su rehabilitación para asumir la presidencia de la región Ancash, luego de afirmar que le fue posible reunir esta suma por el aporte hecho por amigos, sin precisar cómo y de dónde podrá generarse el dinero para devolver el millonario préstamo recibido, condición que preocupa si recordamos que fue condenado a cuatro años de cárcel suspendida por haber recibido 10,000 dólares de manos del ex asesor fujimorista Vladimiro Montesinos a cambio de favores políticos.

En un juzgado de Lima Este, la defensa de la suegra del expresidente Alejandro Toledo, Eva Fernenbug, ha interpuesto una acción de hábeas corpus, luego de haberse declarado improcedentes otras dos presentadas anteriormente por la defensa de Toledo en Lima, en su afán por archivar la investigación iniciada en contra de Alejandro Toledo, Eliane Karp y Eva Fernenbug por el supuesto delito de Lavado de Activos.

Recientemente, el abogado Eduardo Roy Gates ha renunciado a su cargo de consejero presidencial y se ha sumado al equipo de abogados que defiende a la primera dama Nadine Heredia, declarando satisfecho que ha sido admitido a trámite el pedido de hábeas corpus para excluirla de la investigación que se le sigue por el presunto delito de Lavado de Activos.

Estos hechos que describo como premisa, resumen nuestra vida política diaria, la de un país dominado por la corrupción, maniatado por la impunidad y con la administración de justicia en manos de artistas de la ilegalidad, donde las declaraciones inauditas y pretextos a los cuales recurren los gobernantes para encubrir sus inmundicias, victimizándose y hasta autoproclamándose defensores de la democracia y perseguidos políticos, suelen encontrar a escuderos políticos que los respaldan, unos cuantos ayayeros que los sufren como propios, y hasta a indiferentes ciudadanos a quienes les interesa un comino el asunto.

En nuestra región Ancash, con dos facciones del mismo partido ganador de las últimas elecciones enfrascados en luchas internas por asumir el manejo del gobierno regional, unos a favor de Vargas Barrenechea y otros a favor de Waldo Ríos, esta situación nacional se repite y, por eso, no llama la atención la indiferencia de nuestra sociedad civil y hasta la participación de terceros en este pleito partidario, la de conocidos personajes oportunistas o la de algunos candidatos perdedores haciendo una labor de escuderos a cambio de algún cargo de importancia o simplemente detrás de algún favor a cambio.

Una práctica política que se da a nivel nacional, sin escrúpulos, sin decencia. (César Alberto Córdova)

¡Compartir es demostrar interés!

error: Contenido con derechos de autor !!